Noticias

Comienza el contenido principal

El arbitraje interno no termina de despegar en España

| Noticias | Arbitraje Internacional / Derecho Procesal

Elena Sevila reflexiona para Cinco Días sobre la evolución del arbitraje interno en España, los posibles motivos por los que no termina de extenderse como vía extrajudicial para la resolución de conflictos y las ventajas derivadas del mismo

La creación de los primeros centros de arbitraje en España comenzó con la ley de 1988. A pesar de que ya han pasado más de tres décadas, el arbitraje sigue siendo un mecanismo extrajudicial de resolución de conflictos muy desconocido en el ámbito interno, lo que contrasta con la aceptación generalizada en el plano internacional.

Asimismo, señala que una de las principales ventajas del arbitraje es la flexibilidad para adaptarse a lo que necesita el mercado. Esto ha permitido, como indica Elena Sevila, socia en Andersen del área procesal y de arbitraje internacional, que “el arbitraje no haya parado durante la pandemia”. Por ello, Sevila advierte de que “las empresas que no pacten acudir a arbitraje o a soluciones alternativas de resolución de conflictos serán las que padezcan las consecuencias del aumento en la litigiosidad derivado de la pandemia”.

Otro de los factores que establece Sevila como freno para la extensión del arbitraje doméstico es el alto coste para los contratos de cuantías no muy elevadas o para aquellas sociedades que no cuentan con suficiente músculo financiero. Sin embargo, según Fernández y De Palacios, si se comparan ambos procedimientos, teniendo en cuenta su duración o las tasas e impuestos derivados del uso del sistema de justicia, el arbitraje resulta menos costoso que el proceso judicial.

Puede leer la noticia completa en Cinco Días

Fin del contenido principal